¿de dónde nace la inseguridad?

El acto de apoderamiento de los bienes de otro individuo, por medio de la fuerza, la violencia o intimidación de las personas, constituye un delito llamado robo. Existe diferencias entre lo que significa robo y hurto por la ausencia o por el grado de violencia o intimidación en el hecho.

Es necesario reflexionar, en las causas que llevan a un individuo a convertirse en delincuentes; para atacar estos puntos frágiles, evitando la creciente inserción de jóvenes en los actos vandálicos. los fabricantes de cerraduras y los cerrajeros el raval, analizan los aspectos del robos para dar con una solución efectiva.

Algunas de los factores que afectan esta cruda realidad, en las grandes ciudades es principalmente la sociedad que actúa como agente estimulante en comportamientos inadecuados de prácticas o valores alejados de la moral y las buenas costumbres. Estas prácticas antisociales, lamentablemente, se desarrollan en el núcleo familiar, en el entorno escolar, en el trabajo y en la propia comunidad donde reside. Quizás la falta de acciones o respuestas institucionales a conductas inadecuadas de los jóvenes podrían actuar como refuerzos de estos comportamientos.

Los delincuentes, sin dudas, nos hacen mas dependientes de los servicios de cerrajería, los cuales se convierten en nuestra única arma que nos protege contra su acción. contar con un cerrajero sants que nos pueda asesorar es vital


Resulto muy alarmante para mí, encontrar una noticia en la cual se afirmaba que en el continente europeo son más comunes los delitos de hurto o robo a propiedades, incluso con hechos de violencia que los registrados en estados de unidos, situación que parecía ser inversa hace algunos años.

Esta situación nos hace reflexionar sobre las medidas que debemos extremar para mantenernos seguros, tanto en nuestras viviendas, nuestros trabajos o cualquier entorno en el que nos mantengamos diariamente. Hay declaraciones de organismos policiales que afirman que los delincuentes ocasionales que se aprovechan de descuido o soledad de las casas, para merodear en busca del momento más oportuno, forzar las cerraduras, que es muy común que sean antiguas o sencillas, tomándole a los delincuentes muy poco tiempo para conseguir abrirlas puertas y lograr su objetivo.

Unas cuantas recomendaciones que no representan necesariamente una inversión de dinero, pero si pueden lograr disuadir el intrusismo de delincuentes, son que no debes divulgar que vas a estar de vacaciones o las horas de entrada o salida de tu vivienda; hablar sobre la cantidad de días que vas a estar fuera con algunos familiares y un vecino de ser necesario, para que pueda echar un ojito de vez en cuando.

Pedirle el favor a un vecino o un familiar que prenda y apague las luces, realice un chequeo a las zonas adyacentes, no está demás para asegurarnos de que todo está bien.

Es muy común que cuando salgamos de casa, tengamos prisa por estar retrasados, pero esta situación muchas veces nos hace descuidemos la manera en que cerramos las puertas y las ventanas, sirviendo en bandeja de plata nuestras pertenencias a los delincuentes. Estas personas se aprovechan de su contextura física para colarse a través de cualquier conducto para entrar; las ventanillas o tragaluces de los sótanos, los respiraderos, por ejemplo, son puntos vulnerables en la seguridad de tu hogar.

Hay otros detalles como el timbre del teléfono sonando constantemente, o ropa colgada, le dan indicios a los mirones que estamos o no dentro de la vivienda. Estas son algunas de los consejos que puedes tomar para despistar y disuadir algún intento de hurto.


Esta entrada fue publicada en Seguridad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *